La familia y un autobús de vecinos de El Escorratel acompañan a Teresa y Araceli en el homenaje que les dio el universo gastronómico

Las lágrimas y los aplausos se contaron por igual. El congreso Lo Mejor de la Gastronomía, que estos días se celebra en las instalaciones de IFA, en Elche, y que reúne a lo mejor de los fogones de España y Europa, se echó ayer de rodillas, a los pies de Teresa y Araceli Bemá González.

Ambas recibieron un sentido homenaje a la cocina tradicional que las bravas regentes del Casa Corro, mantienen vivas junto al palmeral oriolano desde hace más de un siglo. Ellas, lo devolvieron gustosamente a los presentes, más de un centenar, a los que convidaron a un arroz y costra de los que hacen época.

La propia alcaldesa de Orihuela, Mónica Lorente, relató cómo las hermanas del escorratel «les pusieron las pilas» a unos japoneses para que acabaran su demostración porque les hacía falta el horno». Ellas ya llevaron dos peroles de barro que han tenido toda la semana a remojo.

La familia de Teresa y Araceli les acompañó al completo, y un autobús de vecinos de El Escorratel que no se quisieron perder el ágape ni dejar solas a sus dos ilustres cocineras. Y fue entonces cuando las lágrimas y los aplausos se mezclaron, y la emoción se repartía a cucharadas de arroz y tropezones de embutido.

Lo dijo el presidente de la Diputación, José Joaquín Ripoll, que confesó que el homenaje a las cocineras de Casa Corro «ha sido el más entrañable y el más auténtico». Y Teresa se aguantó el llanto mientras su sobrina Concepción les daba a los japoneses una clase gratuita de caricias al arroz, al histórico arroz y costra.

Fuente: La verdad

TAGS: